Según cuenta la leyenda, el diablo andaba por tierras de la ciudad española de Cuenca con la intención de arrebatar el alma de algún desafortunado ser humano que se topara con él. Andaba en esos menesteres cuando se topó con el que la leyenda da el nombre de Don Diego, un apuesto joven del lugar. Considerándolo, el demonio, una...
Continuar leyendo...