En el panteón de los bandoleros españoles podemos ver bandoleros guapos, feos, bizcos, gitanos, mahometanos, toreros, barquero,… a Diego Corrientes costaría trabajo clasificarlo, quizás le pegaría el apodo de “El Cachondo” o “El bien puestos” veamos los motivos.

Cartel promociona de la película sobre el bandolero Diego Corrientes

Cartel promociona de la película sobre el bandolero Diego Corrientes

Nació el 20 de agosto de 1757 en Utrera, provincia de Sevilla, y murió en la horca en 1781 a pesar de que no se le conoce delito de sangre, pero sin embargo dicen que en camino de Sevilla a Madrid llegó a asaltar más de mil diligencias. Aparte de asaltante.

Sus andanzas empezaron en 1778 y como en otros muchos casos debido a una injusticia.

El que repartiera sus “ganancias” entre los más desfavorecidos hacía que siempre hubiera gente dispuesta a ayudarle a huir de la ley.

Ante tanta tropelía, el rey español Carlos III nombra a Francisco de Bruna y Ahumada juez especial para la represión del bandolerismo.

poniendo su pie en la ventanilla obligó al juez a que le abrochara la bota

Cuando el nuevo juez paseaba cerca de Utrera, un hombre a caballo se acercó, era Diego Corrientes.

Diego Corrientes 03

– Me han dicho que usted ha jurado apresarme – le dijo Diego.

– Si, apresarte y colgarte – contestó el juez.

– Entonces no podré matarle, ya que sino no va a poder cumplir su promesa.

Diciendo esto, le hizo subir de nuevo al carruaje, y poniendo su pie en la ventanilla obligó al juez a que le abrochara la bota, lo cual solo hizo que ante tal afrenta el juez se lo tomara como algo personal.

En otra ocasión, un hombre embozado en una capa se acercó una noche a la casa del juez, diciéndole a la criada que lo avisara ya que tenía noticias sobres Diego Corrientes.

– ¿Es verdad que ofrece 100 monedas de oro al que pueda darle noticias ciertas que permitan capturar vivo o muerto a Diego Corrientes? – le dijo al Francisco de Bruna una voz detrás de una capa.

– ¡Así es! – Exclamó el juez.

El hombre dejó caer su capa y un gran trabuco apuntaba hacia el asombrado juez que pudo comprobar que frente a él tenía a Diego Corrientes otra vez.

– ¡Eah, pues aquí me presento, un servidor, Diego Corrientes! ¡Ala, las 100 monedas de oro, y si quiere me arresta, pero con cuidado que el trabuco es muy sensible y le vaya a hacer daño!

Comic, antes de llamaban Tebeos, sobre las andanzas del bandolero

Comic, antes de llamaban Tebeos, sobre las andanzas del bandolero

El juez no tuvo más remedio que darle las monedas.

– ¡Como veo que no me arresta, debo de entender que me deja libre! ¡Pues ná, a la paz de Dios, me voy y le dejo dormir!

¿Caradura?… ¿Desparpajo?… ¿Un par de coj…? ¿Un loco?… ¿Más chulo que un ocho?…

Poco a poco su cuadrilla va siendo apresada y trasladada a Sevilla en donde son juzgado.

Corrientes intentado huir del acoso se interna en Portugal, hasta donde es perseguido y apresado, gracias al participación de soldados de ese país.

Es una noche de primeros del año 1781. Un joven de veintitrés años, ataviado de bandolero, cruza huyendo la frontera hacia Portugal. El gobernador de Sevilla, Francisco de Bruna y Ahumada, ha ofrecido 1.500 reales a quien entregue su cabeza, y veinte alguaciles de la compañía de escopeteros lo acechan desde Sierra Morena con la vehemente avaricia que despierta el cuantioso botín.” (1)

A pesar de ser conocido como “el bandolero generoso”, a pesar de no tener ningún crimen de sangre, la sentencia lo condena a “ser arrastrado hasta el patíbulo, ahorcado y descuartizado, exponiéndose sus despojos por los caminos”

El 30 de marzo (festividad de Viernes Santo) de 1781 se cumplió la sentencia. La ejecución se llevó a diego-corrientescabo en la Plaza de San Francisco de Sevilla. Posteriormente su cuerpo se trasladó a la Mesa Real, cerca del Puerto de Carmona. Esta “mesa” consistía en una construcción plana donde los reos eran degollados y que no fue destruida hasta 1932. Tal como señalaba el ordenamiento judicial sus restos mortales (brazos y piernas) fueron colgados en ganchos y expuestos a modo de escarmiento en los caminos de mayor tránsito de la provincia de Sevilla. Su cabeza fue exhibida en una jaula en el mismo lugar donde obligó a Francisco de Bruna a abrocharle la bota. El tronco fue enterrado en la parroquia de San Roque el mismo día de su ajusticiamiento.” (2)

 ENLACES DEL ARTÍCULO

(1).- http://blogs.hoy.es/aullido/2012/05/16/diego-corrientes-bandolero-prerromantico/

(2).- http://bandoleroromantico.blogspot.com.es/2010/04/diego-corrientes.html

ENLACES RELACIONADOS CON EL ARTÍCULO

http://www.juntadeandalucia.es/averroes/ceipcastilblanco/novedad/leyenda3.htm

http://www.cervantesvirtual.com/obra-visor/el-que-a-los-ricos-robaba-diego-corrientes-el-bandido-generoso-y-la-opinin-pblica-0/html/0133d198-82b2-11df-acc7-002185ce6064_5.html

DATOS RELACIONADO CON EL ARTÍCULO

  • Utrera es un municipio español situado en la provincia de Sevilla, en la comunidad autónoma de Andalucía.
  • Sevilla es un municipio y ciudad española, capital de la provincia homónima y de la comunidad autónoma de Andalucía.
  • Francisco de Bruna y Ahumada (31 de julio de 1719, Granada- 27 de abril de 1807, Sevilla). Oidor decano de la Real Audiencia de Sevilla, Teniente de alcalde de los Reales Alcázares de Sevilla, Académico de la Real Academia Sevillana de Buenas Letras, miembro del Consejo de Hacienda y del Consejo de Castilla, camarista de Castilla y bibliófilo.