Puede sonar a extraño, pero el demonio sale en procesión en la Semana Santa en España, más concretamente en la ciudad de Orihuela de la provincia de Alicante, en la comunidad de Valencia.

Este demonio es conocido por “la Diablesa” y forma parte de un conjunto escultórico religioso en el que se representa una cruz sobre una especie de nube en la que hay angelitos, bajo esta nube un globo terráqueo y a pie de este un esqueleto y “la diablesa”.

Es una figura andrógina con cuerpo humano con alas, cabeza de hombre con cuernos y la lengua fuera, y pechos de mujer.

En su conjunto “es el triunfo de la cruz sobre los enemigos del alma, es decir, el triunfo sobre el mundo, el pecado y la muerte” (1)

Debido a ese personaje tiene prohibido la entrada en lugares sagrados, cuando sus fieles lo sacan en procesión, mientras ellos entran en la iglesia, el trono que porta la escultura debe de esperar fuera.

Así mismo, durante el resto del año, solo puede ser guardado y expuesto en un edifico no religioso.

Como curiosidad añadida, decir que durante la República Española, la escultura del esqueleto fue desprovista de sus huesos, ya que un maestro de un colegio lo cogió para poder enseñar anatomía a sus alumnos.

Fue un encargo del gremio de labradores realizada por el escultor Nicolás de Bussy en 1694, y restaurada por Sánchez Lozano tras la guerra civil española.

Jesucristo Riquelme escribió un artículo en la publicación de la cofradía en noviembre de 1992 titulado: “LA DIABLESA (La Cruz como alegoría del crisol protomasónico) (Rescate de una interpretación masónica)”, en donde no solo cuenta la historia de la escultura sino el significado de cada uno de los elementos que aparecen en ella. Muy interesante. (2)

NOTAS

BIBLIOGRAFÍA

  • “La España fabulosa” – Jesús Callejo Cabo – Editorial Planeta, S. A. – Segunda impresión de septiembre de 2016 – Pág. 33 a 36. – ISBN 978-84-15495-2