INTRODUCCIÓN

En el siglo XVIII la inquisición procesa a Gabriel Díaz apodado «Leorro» por hechicero y haber realizado sus «prodigios» delante de sus vecinos.

HISTORIA

Corre la primera mitad del siglo XVIII, en torno a 1746, en una cortijada del sur de España, en concreto en Piedras Blancas, en Almería.

Allí vivía Gabriel Díaz con su mujer y dos hijas, y no muy apreciado por sus vecinos ya que tenía fama de pocos amigos, extraño carácter y mala persona, justamente las cualidades para que en una época en la que todo aquello que no nos gustaba o a la que no le encontrábamos explicación racional era obra del diablo.

Las obras que cuentan de Gabriel no sabemos de quién serían y ni siquiera si son ciertas o se han ido añadiendo con el paso del tiempo, lo que si es cierto es que para nuestra mentalidad actual cuesta creerlas, pero las leyendas son las leyendas, y esta en concreto cuenta que una noche, uno de sus vecinos mientras caminaba de noche hacia su casa, escuchó unos extraños ruidos que salía de la casa de nuestro protagonista, asustado se escondió tras unos arbustos y al poco tiempo pudo ver como de la casa salían cinco animales, una zorra, un caballo y tres perros pequeños, que tras corretear por los alrededores volvieron a entrar en la vivienda.

Cuando el vecino se encontró con la mujer de Gabriel, y le contó lo que había visto aquella noche, ella le dijo que era algo que hacían de vez en cuando, simple y llanamente se convertían en animales, ¡como si eso fuese lo más natural del mundo!

Os preguntaréis que si la familia la componían cuatro personas ¿Quién era el quinto animal?… Ni corta ni perezosa la señora dijo que se trataba de una amiga de ellos, que también era hechicera y que algunas noches iba a visitarles.

Pero la gota que colmó el vaso y provocó que interviniera la inquisición fue un acto de levitación en el que mientras iba ascendiendo la luz del sol se iba apagando hasta que volvió a colocar sus pies en el suelo en que nuevamente el astro rey brilló en toda su magnitud.

De lo que ocurrió después con Gabriel y su familia no se sabe nada, de lo que le pasó a noctámbula amiga tampoco se sabe nada, sin embargo la leyenda del hechicero de Piedras Blancas se ha mantenido a lo largo del tiempo.

Es posible que nada o casi nada de lo que se cuenta sea cierto, pero una cosa si es segura, algo hubo que provocó la historia.

AMPLIACIÓN DEL ARTÍCULO A 25 DE SEPTIEMBRE DE 2011

Alberto Cerezuela acaba de publicar el libro «La Almería extraña» en la editorial Círculo rojo, en su página 53 y 54 habla precisamente de este personaje, dando más información sobre sus andadas e incluso da un final a la historia:

«… fue absuelto semanas después con el único requisito de viajar hasta Roma y pedir perdón ante le mismísimo Papa de la época. …»

Si tenéis oportunidad de adquirir este libro no dudéis en hacerlo.

DATOS RELACIONADOS CON EL ARTÍCULO

La guía de teléfono de Piedras Blancas solo tiene dos abonados.

CRÉDITO DE LA IMAGEN: Idea go / FreeDigitalPhotos.net