En 1846 se anuncia “a todo bombo y platillo” la llega a Madrid del ilusionista Mister Macallister, “El primer prestidigitador de Europa”, para lo cual la empresa del Teatro de la Cruz no ha reparado en esfuerzo.

En la prensa se anuncia la pronta aparición del libro "Palacio desencantado de Macallister" en donde se explican todos sus trucos

En la prensa se anuncia la pronta aparición del libro “Palacio desencantado de Macallister” en donde se explican todos sus trucos

El espectáculo de Macallister se llamaba “El palacio encantado” y se componía de dos partes a las que llamaba “sueño primero” y “sueño segundo” dentro de cada uno de estos “sueños” realizaba, siete u ocho juegos.

La expectación que causó fue grande y en todo Madrid no se hablaba de otra cosa.

De un lápiz era capaz de sacar 400 banderas que repartía entre el público, preparaba cafés con dulces mágicamente, como de la nada, un canario era convertido en un huevo…

Uno de los más sobresalientes era cuando pedía prestado un pañuelo, que desaparecía, cogía una naranja y dentro había un limón, dentro de este un huevo, dentro del huevo una nuez, y cuando partía la nuez aparecía el pañuelo que le habían prestado.

Su entrada era apoteósica, en un teatro en semioscuridad, aparecía Macallister, que realizaba un disparo e instantáneamente más de cien velas se encendían llenado todo de luz y claridad.

Si embargo, en 1847, un anuncio aparece en la prensa, alguien va a publicar un libro en el que se explican todos sus trucos, bajo el nombre de “Palacio desencantado de Mister Macallister”

Todo Madrid, y toda España, podían saber como realizaba sus “milagros”, a Macallister no le quedó otra opción que marcharse, en concreto a Estados Unidos.

Aunque el libro no está firmado se sabe que fue escrito por Antonio Rotondo, el empresario del Teatro de la Cruz, el mismo que lo había contratado.

Algo que un principio parece ilógico, pero su motivación fue la venganza, y no penséis que es que el mago se lo hacía con la Sra. Rotondo, ni mucho menos, la causa que propicio la ira del empresario, era que el mago revendía la entradas que le facilitaba “de cortesía”

En el libro, no solo descubre sus juegos, sino que se encarga de menospreciar la valía del ilusionista, y ridiculizarlo a cada momento, tanto a él como a la esposa de este, que actuaba de asistente.

En julio de 2014, la “Biblioteca histórica de ilusionismo” ha publicado una versión comentada que permite comprender mejor el libro, ya que no solo nos habla de Macallister, sino del resto de personajes que se mencionan, así como aclaraciones sobre las imagines, y lo propios trucos.

Palacio desencantado – Versión comentada

El libro original es fácil encontrarlo por internet, lo podéis descargar desde aquí

Palacio desencantado – Original