Desde hace bastante tiempo se viene rumoreando toda clase de leyendas urbanas acerca de las bebidas energética, llámese Red Bull, Monster o cualquier otra una de las cuales dice que uno de los contenidos es semen de toro y que es el causante del “subidon” que te da tras beberlo.

Otros en cambio afirman que no es semen, sino testosterona del mismo animal extraída de sus testículos, si esto ya te da “cosa” hay quién va más lejos, y asegura que se trata de orina de toro.

Red-Bull¿Que hay de cierto?

Absolutamente nada, estas bebidas tienen una sustancia a la que llaman taurina, que se extrae de la bilis del buey, pero no debemos pensar que entonces algo de verdad tiene la leyenda y le añaden una “guarrería” de ese tipo.

La taurina empleada para estas bebidas es sintética por lo que tiene las mismas propiedades pero no ha sido conseguida del mismo modo.

Parece ser que esta sustancia estimula el rendimiento, y que si se le une a la cafeína, otras de las sustancias que suelen añadirle, se potencia aún más.

“El toro rojo” (Red bull) “te da alas” pero no a base de “extrañas” sustancias orgánicas.

Por cierto, según los expertos, hasta 3.000 mg de taurina al día no es perjudicial para las personas, un solo Red Bull tiene 1.000 mg.

¿Cual es la composición del Red Bull?

En su web dicen que los ingredientes son: Cafeína, taurina, vitaminas del grupo B, sacarosa y glucosa, y agua de los manantiales de los Alpes.

Según la Revista del consumidor:

Piridoxina (vitamina B6), Niacina (vitamina B3),Ácido pantoténico (vitamina B5), Taurina, Cafeína, y…
… y otra sustancia que también ha dado mucho que hablar, el Glucuronolactona.

“Se dice que esta sustancia fue creada por el ejército estadounidense para estimular a sus tropas en Vietnam y que ahora es causante de infartos fulminantes y daños neuronales. La verdad es que la glucuronolactona se forma de manera natural a partir de la glucosa en el hígado, y también se encuentra en un reducido grupo de alimentos. No se ha comprobado que sea causante de enfermedad alguna y su función en el organismo no está claramente establecida.”

Sin embargo otros sitios como “El rincón de la ciencias” dice:

“Es un químico altamente peligroso, desarrollado por el Departamento de Defensa de los Estados Unidos en los año 60 para estimular la moral de las tropas acantonadas en VIETNAM, el cual actuaba como una droga alucinógena que calmaba el estrés de la guerra. Pero sus efectos en el organismo fueron devastadores y fue descontinuado ante el alto índice de casos de migrañas, tumores cerebrales y enfermedades del hígado que mostraron los soldados que lo consumieron. Y a pesar de ello, en la lata de RED BULL se lee en sus componentes: GLUCURONALACTONE, catalogado médicamente como un estimulante. Pero lo que NO DICE la lata de RED BULL, son las consecuencias de su consumo, que obligan a colocar una serie de…”

Le sigue toda una serie de peligros inimaginables, salvo el que el consumo de esta sustancia pueda hacer que se incremente la probabilidad de que NO te toque la lotería.

Por otro lado “La agencia catalana de seguridad alimenticia” explica:

“La Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA) ha aprobado un dictamen científico sobre dos ingredientes generalmente utilizados en las denominadas bebidas energéticas. A raíz de una petición de la Comisión Europea, el Comité de Aditivos Alimentarios y Nutrientes (ANS) manifiesta que la exposición a taurina y d-glucuronolactona por el consumo regular de bebidas energéticas no comporta ningún riesgo para la salud de los consumidores.

Esta evaluación es la continuación de la evaluación del riesgo de estas dos sustancias elaborada por el anterior Comité Científico sobre la Alimentación Humana (SCF) en el 2003. El Comité ANS considera que los datos recientemente disponibles son suficientes para eliminar las preocupaciones mostradas a raíz del dictamen del SCF con respecto a los posibles efectos nocivos de taurina sobre el cerebro y de d-glucuronolactona en riñones. El Grupo también indica que han cambiado los escenarios de exposición respecto del 2003, y que hay que recoger datos de consumo de bebidas energéticas actualizados, en particular de adolescentes y adultos jóvenes.

La taurina y la d-glucuronolactona están presentes como ingredientes naturales en los alimentos, y son metabolitos humanos normales. Sin embargo, también se utilizan en niveles mucho más altos en bebidas energéticas. Los nuevos datos confirman un nivel en que no se observan efectos adversos (NOAEL) de 1.000 mg por kilogramo de peso corporal por día para las dos sustancias.

El Grupo llega a la conclusión de que existe un margen de seguridad suficiente para consumidores regulares de bebidas energéticas de nivel medio a alto, que beben una media de 125 ml (0,5 lata) y 350 ml (1,4 lata) por persona y día respectivamente; por ello, la exposición a taurina y d-glucuronolactona en estos niveles no conlleva ningún riesgo.”

¿Con que versión nos quedamos?

¡Pues con la que más te guste!…

Aunque yo voy a poner alguna objeción a este estudio de la agencia catalana, ¿el nivel medio de los consumidores de Red Bull es de “media lata“?

Yo lo he bebido poco, pero siempre me he tomado la lata entera, no la mitad.

Y si un valor alto de consumo es de una lata y un cuarto de la otra ¿Quién se compra dos latas para beberse una y tirar los tres cuartos de la otra? ¿Quiere esto decir que si te tomas dos latas en un día ya has superado el nivel de riesgo?

0 en cambio este estudio solo habla de MEDIAS, es decir, que han tenido en cuenta tanto al que se toma un solo “buchito” para probarlo, como hasta el que se toma cinco latas al día, y al final sale de MEDIA, solo media lata o una y un cuarto, si es así… ¿Que ha pasado con el que se tomaba las cinco latas al día?

No se si ese estudio más que tranquilizarme me preocupa más todavía, solo le salva una cosa que habla de 1.000 mg por kilo de peso corporal, según esto, ¿me tendría que tomar 80 latas para que me ocurriera algo?…