INTRODUCCIÓN

El dúo musical pop creado en Alemania y de gran éxito mundial, Milli Vanilli, resultó ser un rotundo fraude de un productor que no pudo seguir con el engaño cuando durante una actuación les falló el playback.

HISTORIA

En el especial de fin de año de Televisión Española de 1987/88 los españoles tuvimos oportunidad de ver, lo que probablemente fuera el primer pecho de mujer por televisión.

Se trataba de la cantante italiana Sabrina Salerno interpretando “Boys”

¿Y que tiene que ver esto con el artículo en cuestión?

Pues que con ella actuaban dos jóvenes bailarines Fabrice “Fab” Morvan y Rob Pilatus en quienes se fijaron un productor alemán de nombre Fran Farian y los lanzó al estrellato.

En 1988 lanzaron su primer disco que alcanzó números uno en Gran Bretaña y Alemania y fue un éxito de ventas en Estados Unidos, y en 1989 su segundo álbum.

En julio de 1989 durante su actuación en directo en un concierto en Bristol, Estados Unido, ocurrió lo que provocaría su desastre…

El disco se “ralló” y demostró lo evidente, que al menos en ese concierto no estaban cantando en directo, sino en playblack.

En diciembre de 1989, el cantante Charles Shaw contó al Newsday que la voz que se escuchaba en las canciones era la suya y que no pertenecían a ninguno de los integrantes del dúo.

Esto no impidió que en febrero de 1990 el dúo recibiera el premio Grammy como artista revelación.

Sin embargo, la sospecha ya estaba servida y cada vez era más fácil encontrar “destiempo” entre los movimientos de labios y la voz que se escuchaba cantar.

En noviembre de ese mismo año, el productor Fran Farian tuvo que admitir que la voz no pertenecía ni a Fabrice ni a Rob, ellos solo habían puesto su físico en las fotografías y en los conciertos.

Aquello provocó que le quitaran el Grammy que habían obtenido unos meses antes.

Con posterioridad Farian intentó lanzar a los cantantes reales pero fue un rotundo fracaso.

Fabrice y Rob sacaron su propio disco que también lo fue.

Rob falleció de sobredosis en 1998.

Existe un proyecto para llevar al cine el fraude de este dúo musical y su productor.

ENLACES RELACIONADOS CON EL ARTÍCULO

La mazmorra de lo grotesco

Planeta curioso

La coctelera

Sitio web de Fabrice Morvan