La cavidad de la Rábita o cueva de la Rábita se encuentra en el municipio malagueño de Canilla del Aceituno.

En realidad no se trata de una cueva natural, sino que se trata de una mina abandonada.

Según la leyenda, en esta cueva vivían tres “morabitos” , santones árabes,  que se encuentran enterrados en ella, lo que durante su época fue  lugar de peregrinaje.

En la actualidad, son muchos los excursionistas que dicen escuchar extraños susurros en su interior, e incluso en algunas fotografías se puede contemplar puntos luminosos flotando en la cueva.

 

Referencias

Imagen: Diario Sur de Málaga