La mujer perfecta o el mito de pigmalion

INTRODUCCIÓN

Los hombres tenemos el afán de encontrar a la mujer perfecta, cuando la única verdaderamente perfecta es nuestra madre. Las mujeres tienen el afán de encontrar a su hombre perfecto, cuando en realidad esa especie no existe.

HISTORIA

El hombre y la mujer perfecta existen…

Y esto no se puede negar.

Todos tenemos en nuestra mente como quisiéramos que fuese esa persona con la que queremos “gastar el resto de nuestra vida”, por eso nos unimos a quien consideramos que reúne todas esas características.

¿Qué ocurre?

Si una mujer considera adorable que “su” hombre haga el Superman, al cabo de unos años considerará que solo sabe hacer el payaso.

Si un hombre adora que “su” mujer se “engalane” con maquillaje y vestimentas, al cabo de unos años considerará que “valiente manera de perder el tiempo y gastar dinero y que para que necesita tanto tiempo para arreglarse”.

Los hombres y las mujeres somos distintos y casi opuestos, lo que para unos tiene mucha importancia para otros no la tienen.

Que la característica principal de los hombres es la simpleza y de las mujeres la complejidad es evidente.

Pigmalion fue un rey de Chipre que cansado de buscar a la mujer perfecta, creó una de mármol que reunía todo aquello que iba buscando, dice la leyenda que alcanzó tal perfección que acabó enamorándose de su obra a la que llamó Galatea y que una noche soñó que cobraba vida, cuando despertó, a su lado estaba Afrodita que viendo lo que sufría aquel hombre, le concedió el deseo de que su escultura cobrara vida.

En la cultura actual hay muchas referencias a este mito actualizado.

Por ejemplo, “My fair lady” es una película de 1964, en la que George Cukor, representa este mito a través de un profesor de lingüística y una florista.

Henry Higgins apuesta con su amigo el Coronel Pickering que en el plazo de seis meses hará que una muchacha sin cultura, Eliza Doolittle, se convierta en todo una dama, solo con enseñarle a hablar correctamente el inglés.

Se trataba de un musical, y una de las escenas más conocidas es la de “La lluvia es maravilla en Sevilla”, esto era en la versión doblada al Castellano, en la versión original lo que decía realmente algo así como “la lluvia en España cae en la llanura”…

El grupo musical Mecano, en su canción “La máquina de vapor” habla del amor entre un hombre y una máquina de vapor, cuyo estribillo es “el hombre se ha enamorado de su propia creación

En la película “Venus era mujer” de 1948, un hombre se enamora de una estatua de Venus que cobra vida.

Y de este modo podríamos seguir mostrando ejemplos de este mito…

Y seguramente os estáis preguntando: ¿A cuento de que nos viene hoy con esta historia?

Pues precisamente por una noticia que leí en el diario “Telegraph“, según la cual un señor se ha gastado 14.000 libras esterlinas (unos 15.500 Euros) en construir a “Aiko”, una robot a la que considera la mujer perfecta.

Es capaz de hablar en inglés y japones e incluso realizar cálculos matemáticos, es capaz de reconocer a las personas e incluso las saluda.

El creador está empeñado en seguir perfeccionando su “criatura”.

Una noticia como esta da pie a muchos y fáciles comentarios jocosos que prefiero omitir y dejar que vuestra imaginación “vuele”.

Sin otro asunto que tratar deseo que paséis un feliz día en compañía de “vuestros” seres “perfectos”.

Crédito imágenes:

Dibujo mujer: Image: Salvatore Vuono / FreeDigitalPhotos.net

Dibujo pareja:Image: phanlop88 / FreeDigitalPhotos.net

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>