Cuando un productor invierte su dinero en una película, está afrontando un riesgo. Hay ocasiones en las que no hay un productor, no se arriesga ningún dinero y sin embargo una pequeña grabación de vídeo tiene más de 26 millones de espectadores…

Cuando un vídeo es explotado de modo que se transmite de email en email o se descarga en algunos de los sitios para ello, como puede ser YouTube y la publicidad para verlo se transmite de “boca en boca” o de “bit en bit” se le suele denominar “vídeo viral”.

El motivo es que se expande como los virus, pero con ningún peligro, ya que es una simple grabación de vídeo.

“El niño de las galaxias”, cuyo título original es “Star Wars Kid” es un vídeo de un minuto y 49 segundos aproximadamente, que ha sido visto por más de 900 millones de personas.
Veamos la historia de este vídeo

Ghyslain Raza es un estudiante de Canadá que en el año 2002, tenía 15 años. Un día se le ocurre pasar por un estudio de grabación que tenían en su instituto y pudo comprobar que en una de las cámaras se había quedado la cinta para poder grabar.

Este jovencito, que tiene que ser amante de la serie de “La guerra de las galaxias”, quiso grabarse imitando a uno de los personajes luchando con el sable láser y para ello cogió un “palo” y se “metió en su papel”…

El vídeo es el siguiente:

 

 

Meses más tarde, un compañero descubre la cinta de vídeo, le hace gracia y la distribuye a través de una red de intercambios de archivos, algo parecido, mejor dicho, algo idéntico al Emule.

Por aquel entonces el archivo “viaja” de ordenador en ordenador, sin llamar mucho la atención… De pronto, aparece YouTube y similares.

De ser pocos los que sabían de la existencia de este vídeo pasaron a ser millones quienes “disfrutaban” de la “batallita” que se traía el chaval.

Pero la cosa no queda ahí…

Los internautas, deseosos de más, empezaron a sacar distintas versiones del vídeo…

En este vídeo podemos ver la versión “Matrix”:

 

 

La cosa no queda aquí, hay sitios donde te ofrecen descargas a muchas de las “variaciones sobre el mismo tema“.

El muchacho lo pasó realmente mal, uno puede hacer el ganso para sí mismo y para sus amigos, en grupo reducido, pero cuando son millones de personas quienes pueden verte en un momento “ridículo”, la cosa cambia.

Los padres denunciaron a los que distribuyeron el vídeo y obtuvieron 250.000 dólares como indemnización.

En un sitio llamado Waxy las descargas superaron el millón y eso hizo que se abriera una recolecta para regalarle una iPod al “Star Wars Kid”. El sitio está en inglés, pero viene a decir que han tenido 421 donaciones y en total han recaudado 4.334,44 dólares, para comprarle una iPod de 30 gigas.

También le hacen una entrevista en la que entre otras cosas se le pregunta por el trapo amarillo que aparece en el suelo y que Ghyslain no sabe qué es lo que era, seguramente de una grabación anterior, dice.

Afirma estar sorprendido por el éxito que ha tenido y por las versiones que se han realizado, máxime cuando el vídeo no era para ser distribuido.

Probablemente, penséis que el asunto acaba aquí…

¡Pues os equivocáis!

Por extraño que os pueda parecer, se recogieron más de 170.000 firmas pidiéndole a Lucas que le diera un papel en alguna de las películas de su serie, pero no hizo caso alguno.

El jovencito aparece incluso en un videojuego.

Hay quienes pasan muchos años en centros y academias de interpretación…

Hay quienes se pegan toda una vida detrás de la fama…

Y hay quienes “dan en el clavo” con una simple tontería.