Trasmoz es un pueblo de la provincia de Zaragoza en España, que con apenas 18 kilómetros cuadrados y sin llegar a la centena de habitantes, es el único pueblo de España que ha sido excomulgado y maldito por la iglesia Católica.

Localidad de Trasmoz en Zaragoza, España. Un pueblecito pequeño con menos de 100 habitantes y que resulta ser el único pueblo de España que ha sido excomulgado y maldecido por la Iglesia Católica, ha sido y aún hoy en día lo sigue siendo, nadie se ha preocupado de levantar la excomunión ni la maldición. Fotografia.- Wikipedia

Esto ocurrió en el siglo XIII, ya ha llovido bastante, pero el caso es que en la actualidad, aún sigue en la misma situación, y nadie se ha preocupado de ponerle solución.

El motivo, es la gran actividad que las brujas del lugar llevaron a cabo en esa época. Por ejemplo, su castillo dicen que fue construido en una sola noche por un ser maléfico, en este castillo, siguen diciendo, de noche se reunían todas las brujas de la zona para realizar sortilegios y extraños y maléfico conjuros, y que por ese motivo se escuchaban tantos ruidos.

Pero aquí no queda la cosa, ya que unos siglos más tardes, en concreto en el XVI, los monjes de un monasterio cercano, el de Veruela se reúnen para llevar a cabo un rito de maldición sobre Trasmoz, quedando el lugar y todos sus habitantes maldecidos para siempre.

Pero vayamos por parte, y empecemos por el demoníaco castillo. Con respecto a esto, fue el propio sacristán, que al parecer se llamaba Blasco Pérez, el que hizo corre la historia de las brujas prohibiendo que nadie se acercara a dicha fortaleza. El motivo más que por las brujas, resultó ser que el propio sacristán, dedicaba las noches, no a dormir, si no a ir al castillo en donde había montado una “fábrica” de monedas falsas.

Segunda parte, la maldición, pues resulta que la corona de España había concedido una serie de privilegios al pueblo de Tramoz con respecto al uso del agua de riego, y estos privilegios no gustaron a los moradores del monasterio que ya no podía controlar ese uso a su antojo, o mejor dicho “como a Dios le viniera en gana“. El conflicto acabó en una maldición en toda regla amparada en el supuesto pasado de brujas y demás seres que habían habitado el lugar.

Pero aquí no acaba la cosa, era tal el convencimiento de la existencia de las brujas, que cuando en 1860, la comarca se sumió en una plaga de enfermedades que causaban la muerte de sus habitantes, los vecinos, no se sabe bajo que “inspiración divina”, señalaron a Joaquina Bona Sánchez, conocida como la tía Casca, como bruja causante de todos sus males, por lo que decidieron que debían de acabar con su vida despeñandola, como bruja que decían que era.

Esta tradición de brujas llegó hasta el insigne poeta sevillano Gustavo Adolfo Becquer cuando debido a su enfermedad estuvo viviendo una temporada en el monasterio de Veruela, el mismo de la maldición, en donde escribió “Cartas desde mi celda” en 1864, cuatro años después del despeñamiento de la tía Casca, y en una de sus cartas dice:

“Sexta carta
Queridos amigos:
Hará cosa de dos ó tres años, tal vez leerían ustedes en los periódicos de Zaragoza la relación de un crimen que tuvo lugar en uno de los pueblecillos de estos contornos. Tratábase del asesinato de una pobre vieja á quien sus convecinos acusaban de bruja. (…)

La carta sigue relatando como se enteró de dicho crimen de la boca de un pastor, y del asombro del poeta al comprobar que los hechos que relata solo habían ocurrido unos años antes de su estancia.

No hay que decir, que cuando la incultura reina en el alma de las personas no es nada difícil que se den situaciones de este tipo, y que actualmente hay países en donde aún se siguen dando.

Enlaces relacionados:

https://www.vozpopuli.com/altavoz/cultura/Dia-Difuntos-Becquer-brujas-Trasmoz_0_1186381968.html

http://brujeriaragon.blogspot.com/2015/07/las-brujas-de-trasmoz.html

https://www.harpersbazaar.com/es/cultura/viajes-planes/a20149510/hocus-pocus-turismo-espana-brujas-de-trasmoz/