Como todos los días salió del colegio y se dirigió hacia su casa, por el camino, apenas si se entretuvo en contemplar los mismos escaparates que diariamente veía. Uno de una tienda de ropa, en la que sobre un alegre maniquí colgaba aquella camiseta en la que un texto de chillones colores decía: «Lo mejor esta debajo». Otro escaparate...
Continuar leyendo...