Crédito imagen: winnond - Stock photo

Crédito imagen: winnond – Stock photo

Una de las cosas para temer es el que de pronto aparezca un ruido en tu coche, ya que por lo general es la señal de una avería que va a afectar considerablemente tu bolsillo.

Sin embargo, en esta ocasión, el ruido empieza nada más salir del concesionario con un flamante Jaguar.

¡Pues eso es lo que le ocurrio al protagonista de nuestra historia!

Con su jaguar recien estrenado ya tenía un ruido que molesto, por lo que no dudó en llevarlo al taller oficial, quienes tras poner el motor en marcha y «enchufarle» todos los cables que tenían, no lograban encontrar nada.

Sin embargo cada vez que se llevaba el vehículo, aquel horrible lo seguí martilleando.

Nuestro protagonista entra en colera, por lo que el taller se ve obligado a buscar  y buscar, incluso si para ello tienen que desarmar el coche pieza a pieza…

Y cuando abren el panel de una de las puertas, pueden comprobar con de una arista metálica cuelga una botella de cristal con un papel dentro.

Aquel papel ponía:

«¡Por fin la encontrastes rico cabronazo!»

Esta historia ya me la contaba mi padres con un pequeño cambio.

La botella la había colgado un trabajador que era su último día de trabajo y no era un Jaguar sino un Barreiros, que para los «viejos del lugar» les recordaré que posteriormente pasaron a ser Simca.