Para los cristianos, Jesucristo no solo era el hijo de Dios sino que también fue un hombre y por lo tanto como hombre tenía órganos masculinos, y como judío fue circuncidado, y no hay que pensar que esto es un tema tabú ya que hasta el propio San Lucas habla de él en su Evangelio: «Cuando se cumplieron los ocho días para circuncidarle, se le dio el nombre de Jesús, el que le dio el ángel antes de ser concebido en el seno.» (Lucas 2.21).prepucio01

El Evangelio árabe de la infancia de Jesús, otro de los apócrifos dice en V . 1 :

«Y, cuando fueron cumplidos los días de la circuncisión, es decir, al octavo día, la ley obligaba c circuncidar al niño. Se lo circuncidó en la caverna, y la anciana israelita tomó el trozo de piel (otros dicen que tomó el cordón umbilical), y lo puso en una redomita de aceite de nardo viejo. Y tenía un hijo perfumista, a quien se la entregó, diciéndole: Guárdate de vender esta redomita de nardo perfumado, aunque te ofrecieran trescientos denarios por ella. Y aquella redomita fue la que María la pecadora compró y con cuyo nardo espique ungió la cabeza de Nuestro Señor Jesucristo y sus pies, que enjugó en seguida con los cabellos de su propia cabeza.» Es decir que el «pellejo» sobrante se guardó y se le dió a un perfumero.

El evangelio apócrifo de seudo Mateo tiene un punto dedicado a este asunto en XV . 1:

«El sexto día entraron en Bethlehem, donde pasaron el séptimo día. El octavo, circuncidaron al niño, y lo llamaron Jesús, como lo había denominado el ángel antes de su concepción. Cuando se cumplieron, según la ley de Moisés, los días de la purificación de María, José condujo al niño al templo del Señor. Y, como el niño había sido circunciso, ofrecieron por él dos tórtolas y dos pichones.» Lo que nos viene a decir que dicha operación le costó a María y San José «cuatro pajaritos»

El Evangelio Armenio de la infancia de Jesús, en XII . 2 nos da otra versión:

«Y, cuando el niño tuvo ocho días de edad, José dijo a María: ¿Cómo obraremos con esta criatura, puesto que la ley ordena hacer la circuncisión a los ocho días del nacimiento? Y María le dijo: Procede como te plazca en este asunto. Y José marchó con sigilo a Jerusalén, y trajo de allí un hombre sabio, misericordioso y temeroso del Señor, que se llamaba Joel, y que conocía a fondo las leyes divinas. Y llegó a la gruta, donde encontró al niño. Y, al aplicarle el cuchillo no resultó de ello ningún corte en el cuerpo de aquél. Ante este prodigio, quedó estupefacto, y exclamó: He aquí que la sangre de este niño ha corrido sin incisión alguna. Y recibió el nombre de Jesús, que le había sido impuesto de antemano por el ángel.»

Santa Catalina de Siena, tuvo una experiencia mistica en la que Jesucristo le regalaba un anillo realizado con la piel de su prepucio.

Santa Catalina de Siena, tuvo una experiencia mistica en la que Jesucristo le regalaba un anillo realizado con la piel de su prepucio.

Y… ¿Que se quiere decir con todo esto?

Si cualquier objeto que fue tocado por Jesucristo es un reliquia de culto ¿os imagináis lo que podría llegar a ser un trozo del propio cuerpo de Cristo?

¡Pues aquí empieza el dilema! ya que en la Edad Media no había iglesia o abadía en Europa que se preciara que no dijera poseer el Santo Prepucio en su poder…

Lo cual planteaba dos dilemas:

1.- ¿Cuando Jesucristo ascendió al Cielo lo hizo incompleto?

2.- ¿Cuantos prepucio tenía el hijo de Dios?

¿Como surge y a quién se le ocurre todo esto?

Pues parece ser que nada más y nada menos que a Carlomagno, que se lo regala a La abadía de Charroux… ¿Donde encuentra Carlomagno el santo pellejo? en ningún sitio, según dijo se lo había regalado un Ángel.

Hay leyendas que afirman que el regalo no fue a la abadía, sino un regalo de boda a Irene de Atenas, esposa de León IV emperador de Bizancio.

Otra santa, Agnes Blannbekin, en uno de sus estados de éxtasis pudo sentir el santo prepucio sobre su lengua y a continuación se lo tragó. La santa llega a describir incluso el sabor que tenía.

A partir de este momento otras muchas abadías aseguraban poseer el único y verdadero.

También dicen que Enrique V de Inglaterra lo mandó buscar para que «cuidara» del embarazo de su mujer, porque al parecer es una de las cualidades que poseía, cuidar de las embarazadas o mejor dicho de que el embarazo «llegara a buen puerto».

Se llegaron a contabilizar hasta 14 prepucios repartidos por Europa en sitios como Roma y Santiago de Compostela entre otros, cosa que no es de extrañar de San Juan Bautista se contabilizan 60 dedos.

Aunque el Vaticano intentaba permanecer ajeno y no pronunciarse al respecto, hubieron otros que si lo hicieron como León Alacio que dijo que cuando Jesucristo ascendió al Cielo el trozo que le faltaba le acompañó, pero se quedó en el firmamento para formar los anillos de Saturno.

El diario El País se hace eco de la noticia del robo de uno de los Santos Prepucios

El diario El País se hace eco de la noticia del robo de uno de los Santos Prepucios

La patrona de Italia, Santa Catalina de Siena tuvo una visión en la que la Virgen María le presentaba a su hijo que en señal de matrimonio le daba un anillo realizado con la piel de su prepucio.

Otra santa, Agnes Blannbekin, en uno de sus estados de éxtasis pudo sentir el santo prepucio sobre su lengua y a continuación se lo tragó. La santa llega a describir incluso el sabor que tenía.

En 1900, el Vaticano ya no pudo más, y de un plumazo derogó el culto al santo prepucio, a pesar de ello ha habido quién ha pretendido volver a instaurarlo, sin que llegue a prosperar, hasta incluso nos encontramos con el robo «sacrílego» de uno de ellos: «El robo de la reliquia del santo prepucio que se conservaba en la parroquia de Calcata, un minúsculo pueblo medieval de la provincia italiana de Viterbo, en la región de Lazlo, ha vuelto a renovar la polémica en torno a una de las más delicadas y discutidas reliquias que existen en Italia» (El País)

Para finalizar vamos a ver que decía la prensa de principio del siglo XX sobre esta y otras reliquias.

En 1926 la publicación «Nuestro tiempo» decía:Nuestro tiempo (Madrid). 4-1926, n.º 328 fragmento

«(…) Al hablar de talismanes para parturientes, dice que las devotas cristianas recurrían al cordón de San Francisco y al prepucio de Nuestro Señor Jesucristo, el cual se mostraba a las mujeres engastado en un relicario de plata. ¡Menos mal! (…)»

El Motín (Madrid). 14-4-1910, n.º 14 fragmentoEl «Motín» hace una mención de algunas de las más curiosas reliquias, esto fue publicado el 14 de marzo de 1910:

    «LAS SANTAS RELIQUIAS

Citaremos algunas reliquias de las más famosas para hacer ver á dónde llega la credulidad religiosa y la impostura que abusa de ella.

    A no ser por el diluvio tendríamos reliquias de Adán y de Eva; como el diluvio lo borró todo, no ha sido posible pasar más allá de Noé; se han exhibido pedazos del arca que construyó para salvar al género humano.

    En el siglo XI la vara de Moisés atraía á Sens gran número de devotos; venían de Italia y hasta de las islas británicas.

    Los cuernos de Moisés, traídos del Sinaí por un sacerdote de Genova y la barba de Aarón rivalizaban con aquellas reliquias de la antigua ley. Pero las reliquias de la Virgen y de Jesucristo eclipsaban, como era justo, las maravillas de los patriarcas.

    En primer lugar tenemos una de las plumas del ángel Gabriel, que se quedó en la habitación de la Virgen María cuando fue á anunciarle el nacimiento de Jesús.

En un frasco se conserva leche de la Virgen; se conservan también los pañales con que envolvía á su hijo en Egipto.

    El santo heno, es decir, el heno que había en el pesebre en que fue colocado el niño Jesús, hacía grandes milagros en Lorena. Se nos olvidaba la vela que se encendió cuando nació.

    Para no salir del terreno material, citaremos además la cola del asno en que montó Nuestro Señor; el estiércol del asno ha pasado á la posteridad.

    Tenemos reliquias más respetables: un diente que nuestro Señor Jesucristo perdió á la edad de nueve años, su ombligo y su prepucio.

Se han conservado las cosas más imposibles de recoger y conservar; mostrábase en una caja, pero cuidando mucho de no abrirla, aliento de Jesucristo, conservado cuidadosamente por su madre desde la niñez.

    ¿Se preguntará cómo habían llegado estas santas reliquias á manos de los que comerciaban con ellas? Las leyendas que prueban la autenticidad de las reliquias son tan curiosas come las reliquias mismas.»

ENLACES RELACIONADOS CON EL TEMA

http://laterminalrosario.wordpress.com/2009/04/20/el-santo-prepucio-y-su-extrana-historia/

http://es.wikipedia.org/wiki/Santo_Prepucio

http://historiasexopoder.blogspot.com.es/p/el-santo-prepucio-y-su-extrana-en-un.html

http://elcuadernoescarlata.blogspot.com.es/2012/12/teologia-del-santo-prepucio.html

http://www.alasombradelatorre.com/2013/02/la-rocambolesca-historia-del-santo.html

http://www.kienyke.com/historias/el-santo-prepucio-que-adoraban-los-cristianos/

DATOS RELACIONADOS CON EL ARTÍCULO

  • Lucas el Evangelista es considerado por la tradición cristiana el autor del Evangelio según san Lucas y de los Hechos de los Apóstoles. Fue discípulo de Pablo de Tarso. (Wikipedia)
  • El Evangelio del pseudo-Mateo es un evangelio apócrifo de la Natividad e infancia de Jesús de Nazaret. Se considera que es una reelaboración en latín del Protoevangelio de Santiago. Este evangelio suele datarse hacia el siglo VII. (Wikipedia)
  • Evangelio árabe del Pseudo Juan.- Es uno de los evangelios apócrifos tardíos. Está escrito en lengua árabe, con 158 páginas que aún se encuentran en buen estado, en las que se hace referencia al Evangelio de Juan, detallando los milagros de Jesús. Este evangelio se conserva en la Biblioteca Ambrosiana de Milán (Italia). Entre los evangelios apócrifos tardíos que narran la infancia de Jesucristo, también se hallan el Evangelio de la Infancia según San Pedro, atribuido a San Pedro, y el Evangelio de Bernabé, que aunque se escribiera en árabe, lo que se conserva son manuscritos en lengua castellana e italiano. (Wikipedia)
  • El Evangelio Armenio de la infancia de Jesús.- Este evangelio apócrifo es uno de los mas extraños, además de ser prohibido por la iglesia, tratado como libro oscuro, además de llegar a matar a las personas que se les hallara una copia; todo por la iglesia católica; a la vez que se da una controversia, en el se nombran los nombres del padre y la madre de María, cosa que no se da en la Biblia (http://www.ellibrototal.com/ltotal/ficha.jsp?idLibro=1060)
  • Carlos I el Grande, llamado Carlomagno (¿Herstal?, 2 de abril de 742, 747 ó 748 – Aquisgrán, 28 de enero de 814), fue rey de los francos desde 768 hasta su muerte, rey nominal de los lombardos (764–814) y emperador de Occidente (800–814). (Wikipedia)
  • Irene o Irene Sarantapechaina , conocida también como Irene de Atenas o Irene la Ateniense, fue emperatriz de Bizancio -si bien prefirió titularse, en masculino, basileus («emperador»), en lugar del correspondiente femenino, basilissa («emperatriz»)-, fue esposa del emperador León IV y madre de Constantino VI, durante cuya minoría de edad (780-790) asumió la regencia. En 792 fue asociada al trono por su hijo, y más tarde asumió el poder en solitario entre 797 y 802. (Wikipedia)
  • León IV, llamado el Jázaro (h. 750 – 8 de septiembre de 780), sucedió a su padre, Constantino V, como emperador del Imperio bizantino en 775. En 776 asoció al trono a su hijo menor Constantino, y reprimió la revuelta dirigida por sus cinco hermanastros que se había desatado a raíz de esta medida. (Wikipedia)
  • Enrique V de Inglaterra fue un rey inglés, nacido en la torre-puerta del castillo de Monmouth el 16 de septiembre de 1387. Era el segundo hijo —el primogénito, Eduardo, murió al nacer en 1382— de Enrique, duque de Lancaster —luego Enrique IV— y de María de Bohun. Al acceder al trono su padre, tras deponer a Ricardo II (1399), se convierte en príncipe de Gales y heredero del trono inglés. (Wikipedia)
  • León Alacio (Quíos, hacia 1586 – Roma, 19 de enero de 1669) fue un sabio y teólogo católico de origen griego. (Wikipedia)
  • Catalina Benincasa, conocida como santa Catalina de Siena O.P., (* Siena, 25 de marzo de 1347 – † Roma, 29 de abril de 1380) fue una santa católica. La Santa Sede la reconoce como co-patrona de Europa e Italia y Doctora de la Iglesia. Considerada una de las grandes místicas de su siglo, destacó asimismo su faceta de predicadora y escritora, así como su decisiva contribución al regreso del papado a Roma tras el exilio de Aviñón. Es una santa muy venerada y popular en fundaciones, iglesias y santuarios de la Orden dominicana.(Wikipedia)