Crédito imagen: By Ambro - Stock photo

Crédito imagen: By Ambro – Stock photo

Me escribe Ana de Cádiz, una lectora de este blog, que me cuenta la siguiente historia:

«Hola Plewaynar:

(…) Me cuñada me contó, hace unos meses, una historia que le ocurrió a una compañera de trabajo de la prima de una vecina suya que trabaja en Mercadona.

Entró una muchacha joven a comprar pan y leche, cuando llegó a la caja, una señora mayor que había esperando para pasar los artículos, la vió y empezó a decirle lo mucho que se parecía a su hija que había fallecido un año atras, hasta el punto que acabó convenciéndola de que cuando la señora se fuera, le iba a saludar y quería que la muchacha le dijera «Adiós mamá», que eso le iba a hacer mucha ilusión.

Cuando la muchacha llegó a pagar el pan y le leche la cajera le dijo que eran sesenta y tantos Euros, era evidente que se había equivocado la cajera.

«No, no me he equivocado, es que está incluido lo de su madre, que dijo que lo pagaría usted»

Cuando la muchacha protestó, diciendo que aquella señora no era su madre, la cajera le contestó que le había escuchado perfectamente decirle: «Adiós mamá»

En un principio me la creí y no la puse en duda, pero ayer, una compañera de trabajo me contó lo mismo pero esta vez el lugar en el que ocurría era en el Hipercor.

¿Se trata de un timo real o es una leyenda urbana?

Muchas gracias.»

Una historia similar a esta surge en los años 90 en Estados Unidos y otros países, en España no la había oido nunca.

Hay algunas variantes, como la de Estados Unidos, en la que se trata de una señora y un muchacho, que al parecer se parecía mucho a su hijo fallecido en una de la guerra que ha estado inmerso ese país.

Me han contado que algunos humoristas lo han utilizado en algunos programas de televisión como broma, en restaurantes y bares.

Hay ocasiones en que las leyendas urbanas están basadas en situaciones reales que al ir pasando de un ciudad a otra, de un país a otro, se van transformando y adaptando a cada lugar, acabando en leyendas, por lo que no sería de extrañar que alguna vez ocurriera, sin embargo no hay datos fiables de esto.

Lo que si es casi seguro que dudo mucho que ocurriera en Mercadona y en el Hipercor, principalmente por una cuestión de lógica, ¿No creéis que la cajera antes de dejar marchar a la señora confirmaría que iba a pagar la muchacha?

+++++++++++++++++++++++++++

Si tienes datos para ampliar algunas de las leyendas urbanas que se exponen en este blog o quieres plantear otras nuevas, manda un email a leyendasurbanas@terra.es relatando la historia, como, donde y a través de quién la escuchastes, así como la fecha aproximada y la ciudad o pueblo.

Esto nos va a permitir catalogar más certeramente el lugar de origen o su evolución. Gracias