INTRODUCCIÓN Un juez brasileño le da la razón a una mujer que pedía disponer de 15 minutos cada dos horas de trabajo para poder masturbarse pudiendo usar el ordenador de la empresa para visitar sitios pornográficos. HISTORIA «Ana Catarina Bezerra Silvares es una empleada común en un estudio contable, de 36 años, divorciada y con tres hijos, que vive...
Continuar leyendo...